De divorciado a ir de putas Escort Vip en Barcelona a Casado en un Single con hijos

Publicado el 03/04/2021
De divorciado a ir de putas Escort Vip en Barcelona a Casado en un Single con hijos
Camino a la gran ciudad por fin llegué, busqué una pequeña pensión que además de estar de putísima madre era barata de cojones, además tenía casi todo a mano, las ramblas, un lugar con encanto que además de tener los mejores bares, restaurantes, salas de fiestas y demás, disponía de las mejores casas de putas de la ciudad, porque mi lívido sexual se estaba despertando después de tantos años apagado y lo único que quería ahora era follar, ir de putas para que me vuelvan a hacer un hombre.

Por fin llegó la noche, solo pensaba en follar y que me hicieran una mamada, una gran mamada de esas que te quedas escurrido al igual que cuando escurres un trapo mojado, quería follar después de tanto tiempo sin poder meter la polla por un coño, quería encular y hacer montones de posturas del kamasutra.

De divorciado a ir de putas Escort Vip en Barcelona a Casado en un Single con hijos


Ahora voy a contar mi historia a si por encima, una historia que además de parecer sacada de una novela, es una historia real, llena de lujuria y pasión de amor y sexo en la gran Barcelona.


Yo soy un tío trabajador, además de ser un hombre casado, la vida me dio un cambio inesperado “me divorcie de mi mujer”.


En mis tiempos de hombre casado, trabajaba en un pueblo de la provincia de Barcelona, concretamente en una localidad llamada Martorell, trabajaba una media de 12 horas diarias de Lunes a Sábados y mi vida era bastante monótona y a la vez bastante aburrida, porque pasaba gran parte de mi vida fuera de mi casa.


Trabajaba en los almacenes de unas grandes superficies, mi labor era descargar los pallets de los diferentes camiones que llegaban hasta la empresa y después clasificarlos a sus diferentes zonas.


Como en todas las relaciones las discusiones eran el pan de cada día tras llegar a mi casa, cansado de estar trabajando tantas horas y después querer llegar a casa y poder descansar, la tranquilidad se hacía imposible, cualquier roce hacía saltar la chispa que después prendía la llama y la incomodidad y el mal estar se apresuraba de mi estado mental.


Así mismo mi vida sexual era una auténtica mierda, mi relación de pareja estaba ya acabada y mi lívido sexual estaba ya mermado de tanto rechazo por parte de mi pareja, la cosa iba de mal en peor y la verdad que cada día mi apetito sexual hacia mi mujer era menor.


Harto de todo este mal estar en mi casa y cansado de esta mierda de empleo que no daba más de 1,000€ mensuales, decidí algo que cambiaría mi vida para siempre, algo que necesitaba haber realizado con anterioridad y que por temor y miedo a estar solo, no fui capaz de tomar la mejor iniciativa para mi estado personal.


Un día de abril del 2017 decidí dar un paso adelante, tras realizar varios intentos por salvar mi matrimonio y llegar a la conclusión por ambas partes de que la cosa no estaba funcionando y no volvería a funcionar, tomé la determinación de divorciarme de mutuo acuerdo.


Todo estaba ya pactado por parte mía y de mi mujer, fuimos a un abogado y empezamos los tramites de divorcio, repartimos a partes iguales lo poco que habíamos conseguido en esos largos y duros años y cada uno emprendimos un nuevo camino en nuestras vidas.


Cuando llegó la hora de la verdad con mis maletas preparadas y una habitación que alquilé en un piso compartido que conseguí gracias a Internet, me fui directo a mi nuevo hogar, me acoplé, y, aún triste por el bajón de la separación descansé.....A la mañana siguiente y como casi todos los días de la semana me fui a trabajar, pero ese día fue un día muy diferente a los demás”que casualidad que me dieron una carta de despido con un tiempo de 15 días”, mi labor en la empresa había mermado por todos mis problemas personales y la verdad no rendía como tenía que rendir en el trabajo, todo se me vino encima, como si esto fuera el fin del mundo.


Yo levanté la cabeza y mi sonrisa despertó, me salieron planes bastante buenos para continuar mi vida y así poder intentar dar un paso a la felicidad, que ahora os contaré.


Este despido me vino bastante bien, porque económicamente mi situación tras el divorcio era desastrosa y tras este despido por parte de la empresa, el dinero de mi liquidación sería de gran ayuda a mi situación personal, por eso pensé tal y como dice el refrán: No hay mal que por bien no venga.


Pues si amigos, día tras día me levanté cada mañana para ir a laborar a mi curro hasta que llegó el famoso último día de trabajo, me llamaron a dirección y me senté en la mesa con el director de la empresa, allí tenía mi última nómina, un cheque con una importante cantidad de dinero para cobrar y la copia de la carta de despido que me dieron con anterioridad.


Pues nada, ahora que ya estaba sin ningún tipo de ataduras y sin tener ningún tipo de compromiso, debía de cambiar el chip y hacer de mi vida algo nuevo, experimentar de nuevo la soltería de tantos años atrás y de disfrutar un poco de la vida que para eso estamos en este mundo.


Tras salir de la empresa, lo primero que hice es ir a cobrar ese cheque con tantos miles de euros de liquidación que la empresa me dio, saque algo de dinero del banco y me fui a comer por ahí, hacía muchísimo tiempo que no lo hacía y por eso decidí hacerlo.


Tras comer por ahí, me fui a la habitación que tenía alquilada en un piso compartido y empecé a buscar por Internet algún lugar para poder programar unas vacaciones que tanto merecía tener.


Tras varias horas de búsquedas en Internet para programar las vacaciones, vi que en la gran ciudad de Barcelona, había varias empresas que se dedicaban a los viajes Single, este tipo de viajes son cojonudos, porque se suelen apuntar a ellos, personas que están solteras y sin compromiso, de ahí la palabra single.


Ahora si, estando libre sin compromiso, con unos buenos números en la cartilla del banco y viéndome tan solo en esa habitación de aquel piso que había alquilado, decidí dar otro gran cambio en mi vida de soltero, sería irme a vivir a la gran ciudad “BARCELONA”.


Pues con dos cojones, preparé mis dos míseras maleta con mis pertenencias y decidí emprender camino hacia aquella ciudad “Barcelona” ufff, sus playas, sus gentes, trabajos mejores y muchas otras cosas buenas que podría encontrar allí.


Camino a la gran ciudad por fin llegué, busqué una pequeña pensión que además de estar de putísima madre era barata de cojones, además tenía casi todo a mano, las ramblas, un lugar con encanto que además de tener los mejores bares, restaurantes, salas de fiestas y demás, disponía de las mejores casas de putas de la cuidad, porque mi lívido sexual se estaba despertando después de tantos años apagado y lo único que quería ahora era follar, ir de putas para que me vuelvan a hacer un hombre.


Por fin llegó la noche, solo pensaba en follar y que me hicieran una mamada, una gran mamada de esas que te quedas escurrido al igual que cuando escurres un trapo mojado, quería follar después de tanto tiempo sin poder meter la polla por un coño, quería encular y hacer montones de posturas del kamasutra.


A lo largo de la tarde noche, me metí en varios sitios de copas, tomé un par de copitas y me dispuse a buscar una puta, pero no quería follarme a una puta cualquiera, quería follar con una puta escort vip de Barcelona, de esas que ves en la web de casasdescort.com, esas mujeres con cuerpos perfectos y que saben follar de verdad y saben tratar a un hombre....Entonces decidí coger mi teléfono móvil y entrar en casasdescort en la sección de putas escort vip Barcelona y contacté con Andrea.


Una vez localicé en casasdescot a la puta escort vip Catalana Andrea, la llamé por teléfono, era una mujer atenta y muy dulce que atendía solo en su domicilio, hacía seso anal, chupaba la polla y hacía garganta profunda ensalivada, además de realizar montones de servicios más, tales como duplex, tríos, lésbicos, sado, beso negro y así un sin fin de ellos. Decidí ir a su piso, al ser una puta escort de lujo vip de Barcelona, su piso era espectacular, no le faltaba ni un solo detalle, tenía Jacuzzi, tiras led en el techo tras la escayolas, una pequeña barra de bar donde me invitó a tomar una copita antes de poder follar con ella.


Andrea era una puta escort vip de lujo con pelo largo y moreno, ojos azules que al mirarlos ya te ponía la polla a cien, unas curvas impactantes, unas tetas de escándalo gorditas y de esas que están bien arriba y centradas con pezones bien rosados.


Una vez acabamos de tomar la copa que me invitó, Andrea me llevó a una habitación de lujo, era espectacular y además súper limpia, empezó a desnudarme y acto seguido empezó a comerme la polla hasta los más profundo de su garganta, me chupaba el rabo como una puta loca, tanta succión que me corrí a los dos minutos de estar mamando mi rabo duro, pero Andrea seguía mamando mi polla y tragando mi gran corrida.


Una vez se cansó de chuparme la polla, me empujó encima de aquel colchón tan cómodo y se montó encima de mi, estaba empapada y muy cachonda, se notaba que Andrea estaba gozando de placer y parecía que le había gustado mi físico escultural.


Encima de mi rabo, Andrea empezó a sujetar mi polla y apuntar hacia dentro de su enorme y delicioso coño, un coño bien depilado y bien limpio....Se movía como una perra, era una puta escort vip bastante experimentada y sabía a la perfección como tratar a un hombre en la cama.


Una vez que Andrea acabó tras habérmela follado a cuatro patas, a dos, de pié y de otras muchas posiciones más, empezó nuevamente a comerme el rabo, tanto fue la mamada que esta chica me hizo, que mi polla estaba roja en vez de blanca y mis venas estaban a punto de estallar por las succiones que me estaba haciendo....que al final me corrí otra vez.


Me dejó tan exprimido que la pedí permiso para descansar un rato más en aquel colchón que parecía que te abrazaba y no me quería soltar....Una vez descansado, Andrea me invitó a tomar un refresco en aquel salón de su piso de lujo céntrico en Barcelona.


Lo mejor de todo esto, es que no sabía donde follar en Barcelona, pero al final tuve contacto con una mujer que era una puta de lujo escort vip y me volvió hacer sentir lo que realmente era el sexo, creo que me volví un golfo putero jajajaja.


El precio por los servicios de estar escort puta vip de lujo, no fueron caros para el gran servicio que me dio, fueron los 150€ mejor invertidos de mi vida y el mejor sabor sexual que pude tener en 42 años que tengo, por eso volvería a repetir follar con putas de lujo, porque una escort vip, te dará lo que realmente necesitas.


Ahora tocaba volver a la pensión y pensar en mis vacaciones que tanto me estaba mereciendo, pero tras llegar a la pensión agotado porque Andrea me había exprimido con sus mamadas cada gota de semen de mi polla, decidí echarme en la cama y dormir hasta el día siguiente.


Aún recuerdo la mañana del día siguiente después de haberme follado a Andrea, la puta escort vip de Barcelona, me levanté y parecía una nueva persona, mis testículos estaban bien descargados y yo me desperté feliz de la vida, había follado con un pedazo de mujer impresionante y mi estado anímico estaba por las nubes.


Ahora si, arranque rumbo a una agencia de viajes single, como la que os dije que estuve buscando cuando estaba en aquella habitación compartida en aquel piso de Martorell. Tras llegar a la agencia la chica que estaba en la mesa para atender, me empezó a explicar de que trataban los viajes single que allí se organizaban cada semana, eran viajes donde van personas sin parejas para disfrutar y además poder o no salir con una pareja que pudiera conocer en aquel viaje.


Después de ver montones de opciones que había para tal fin, decidí contratar un viaje en un crucero que iría por la Costa Amalfitana Italiana, me pareció algo romántico y como nunca antes había salido de casa, era la opción perfecta para mi.


Llegó el día de embarcar, en el Crucero eramos casi 80 personas que además de ser solteros, eramos de diferentes partes de España....Subimos al enorme barco y allí había de todo, no faltaba ni un solo detalle para gozar de cada minuto de la estancia dentro de el, había piscina, jacuzzi, gimnasio, discoteca, restaurante, zonas de descanso, pub exterior para veladas, sala de casino y bingo y un camarote donde descansar de lujo.


Empezó la presentación, los organizadores nos presentaron de uno a uno a las demás personas que estábamos allí en aquel crucero, nos recibieron con unos cócteles, refrescos, vinos y canapés mientras las presentaciones se hacían pasar.


Tras la presentación, me fijé en una chica que se llamaba Raquel, era de pelo rubio y ojos verdes, con una estatura de 1,75 aproximadamente y cuerpo escultural, me enamoró a primera vista y mi afán era el poder arrimarme a ella para conocerla más detenidamente.


Llegó la tarde noche y me dispuse a ir al camarote para poder arreglarme y salir a cenar al buffet, tras a la sala de restauración me topé con Raquel que estaba sirviéndose su menú en la bandeja de sus platos, yo tras ella empecé a entablar conversación y la invité a sentarse a junto a mi en una de las mesas de aquel buffet, a lo que ella accedió.


Una vez sentados los dos en la mesa, empezamos el uno al otro a preguntarnos cosas de nuestras vidas y el como habíamos llegado hasta este crucero, por lo que a su respuesta me quedé bastante sorprendido, Raquel había tenido una situación semejante a la que yo había vivido en mi relación y parecía que el destino nos quería juntar.


Tras larga conversación y una cena bastante fluida y llena de emociones, decidimos salir al pub que se encontraba en la parte exterior del Crucero, era un lugar con una luz tenue azulada de neón, bastante romántico la verdad, allí nos pedimos unas copitas y seguimos con nuestra cinversacion.


Pasadas dos horas tomando en ese lugar tan romántico una copas, la propuse ir a la sala disco para seguir tomando algo y aprovechar para bailar, por lo que decidimos ir.....Allí la invité a bailar una canción romántica y di mi primer paso, me encantaba Raquel y creí que sería la mujer que estaba esperando para el resto de mi vida, por lo que me lancé y la besé mientras bailaba con ella.....Lo mejor de todo, es que Raquel siguió mi juego y me respondió a mi beso.


Una vez llegada la madrugada y haber bebido bastante y estar agotados de tanto bailar y de besarnos, la invité a mi camarote a charlar, ella accedió y en vez de bailar, nos pasamos la noche follando como energúmenos con pasión y llenos de deseo, me folló y me la follé, me hizo la gran mamada hasta que me corrí en su cara, yo, empecé a comer su coño empapado por lo cachonda que estaba, se retorcía de placer como una perra en celo, chillaba como una auténtica puta.


Una vez de habernos hartado de tanto follar, nos quedamos dormidos en la cama de mi camarote, al día siguiente y tras despertar, volvimos a follar de mil posturas, me dolía hasta la polla de tanto penetrar dentro del coño de Raquel.


A lo largo de la trayectoria, Raquel y yo estábamos más enamorados, parecíamos niños chicos de lo ilusionados que estábamos, nuestra instancia en aquel crucero fue de lo más emocionante, hacíamos todo los dos juntos y cada hora que pasábamos juntos, más amor íbamos cogiendo el uno del otro.


Los días pasaron súper rápidos, al final volvimos al puerto de Barcelona y decidimos establecer una relación firme, ella era una mujer de Barcelona capital y me invitó a irme a vivir con ella, por lo que acepté su invitación, empecé a buscar trabajo y encontré un buen curro a los pocos meses de estar ya conviviendo con Raquel.


Raquel era enfermera y trabajaba y aún lo sigue haciendo, en un hospital privado de Barcelona capital, yo empecé como comenté anteriormente a trabajar, me toco una gran superficie, aún sigo trabajando ahí y estoy súper feliz con esta nueva vida.


Ahora tengo a mi mujer Raquel, porque a los dos años de esta relación, decidimos casarnos y además nos preparamos para tener familia, una niña que es igual de preciosa que su mamá y se llama Carla.


Os puedo decir que tras pasar una auténtica crisis matrimonial, haber ido de putas escort vip por Barcelona, follar con pasión y sin ella, haber sido un tonto y a la vez un putero pervertido, me he convertido en un hombre feliz, porque en realidad mi vida cambió a mejor, me llevé con ello muchas cosas nuevas que nunca antes probé y logré objetivos sin ni siquiera haberlos replanteado con anterioridad.


Por esto y mucho más, si te apetece follar hazlo, si te apetece ir de putas ves, si te apetece salir sal y haz con tu vida lo que te salga de la polla, tu vida es tuya y las críticas deberías de pasarlas por el arco del triunfo “por tus cojones”.






VOLVER
Esta es una página de contenido adulto y tienes que tener más de 18 años para acceder a ella.