Increible experiencia de un 2 x1 en una de las mejores casas de putas de Valencia.

Publicado el 01/05/2021
Increible experiencia de un 2 x1 en una de las mejores casas de putas de Valencia.
El único aliciente de mis fines de semana es irme de putas por Valencia. Mi última experiencia puteril fue increible porque acabé follando con dos prostitutas de lujo valencianas pero el último polvo me salió gratis....
Disfruté como un enano con el cuerpazo de dos bombones escorts colombianas que decían ser madre e hijas.
Por supuesto volveré a repetir esta experiencia.

Un 2 x 1 en una de las mejores casas de putas de Valencia. Donde me follé dos putas colombianas de lujo.


Desde hace mucho tiempo los fines de semana no tienen  ningún encanto para mí. Llevo diez años divorciado y los fines de semana me los paso tirado en el sofá o en el bar de debajo de mi casa charlando con Paco, el dueño del bar, un tío súper majo que fue legionario y tiene mil batallas que contar. 

Del tema del folleteo diario ya lo tengo olvidado porque follo menos que Espinete…… ja,ja,ja. No me gustan las tecnologías y plataformas como el badoo y todas esas páginas. Yo soy más de irme de putas por Valencia como toda la vida. 
Como dice el dicho: “sábado, sabadete, camisa nueva y polvete” yo en vez de camisa nueva digo calzones limpios……,es broma.

Vivo en Valencia en el barrio del Campanar y la verdad que vivo cómodo y sin complicaciones, no he llegado a tener hijos y tengo un buen sueldo de funcionario. Alguna vez he pensado en viajar a Cuba y traerme una cubana conmigo que me aguante y sea súper caliente en la cama  y follar hasta que se me caiga la picha, vamos follar hasta que lo coja asco, difícil lo veo, pero al final con mis escapadas puteriles de los fines de semana me conformo.

Me encanta follar con las auténticas putas de Valencia, chicas que se implican en su trabajo, que ejercen la prostitución en una casa de citas y que te reciben con mil amores para pasar un buen rato. Pasarlo en grande las dos partes porque a mí me gusta que la escort también disfrute como se merece. No es por echarme flores pero cuando las prostitutas ven mi rabo se quedan con la boca abierta, la verdad que tengo un buen mango y tengo mucho aguante. 
Algo bueno tenía que tener porque soy calvo con las orejas de soplillo y veo menos que el “Rompetechos” (el que no le conozca era un personaje de tebeos como Mortadelo y Filemón, de esa época……que viejo soy Ja, ja, ja).

Lo que más me gusta son las casas de citas de Valencia, con un buen género de escorts buenorras que ofrezcan sus servicios en una casa de putas porque te dan más intimidad que los típicos puticlubs. En Valencia con el tiempo ya tengo mi agenda puteril en la que tengo apuntadas las mejores casas de putas valencianas donde nunca he tenido ningún problema y he follado como un cosaco con todo tipo de prostitutas ya sean rusas, rumanas, chinas, japonesas, negras, colombianas, latinas, italianas y por supuesto también con el producto nacional, que nunca falte que cada vez es más escaso.

Me gusta follar, de joven estaba más salido que el pico de una mesa y la metía en cualquier agujero, vamos que agujero que veía agujero que tapaba ja, ja, ja…
Tengo debilidad por las negritas culonas y tetonas, me gustan las mujeres con curvas donde pueda agarrarlas y disfrutar de su cuerpo. Una buenas tetazas que me puedan hacer una buena cubana  no tiene precio pero no hago ascos a nada……, a cualquier chica la veo su punto morboso y nunca hasta la fecha he tenido un gatillazo. 

El único problema que tengo con las prostitutas es que muchas no me dejan que las de por el culo. El griego se me resiste porque tengo el rabo muy gordo y las hago daño……., me dicen que las voy a romper el culo. Hace tres semanas  estuve con Natalia una escort portuguesa que estaba cañón, la di por el culo y luego no paraba de decirme que la había  “abierto el culo como a una pipa” y no paraba de reírse. Por teléfono muchas veces he pactado hacer un buen griego y las he avisado de que tengo un pollón, no como el negro del wasap pero no me quedo atrás, y me han dicho que no hay problema pero cuando la han visto han empezado a poner pegas. A mí no me importa porque lo que me gusta es follar y que disfrutemos las dos partes y no quiero que lo puedan pasar mal en ningún momento.


Para tener una súper agenda de casas de putas y escorts de Valencia he tenido que visitar muchas casas de citas y follar con muchas putas vip de Valencia como probar las mejores escorts valencianas. 

Hace una semana probé con una nueva casa de citas que ojeé por la web casasdescort.com, nada más que vi a Leydi una morenaza con unos pezonacos negros no pude resistirme de ir a visitarla. Llamé por teléfono el sábado por la mañana después de desayunar y me emplazó en hora y media. No me quedaba muy lejos al estar en el  Eixample en el barrio de Ruzafa por lo que me pegué una duchita y me fui a conocer a Leydi. 

Espectacular esta chica colombiana, me recibió en lencería blanca que me puso súper cachondo. La casa de citas era muy acogedora y decorada con mucho estilo, eso siempre se agradece el sentirse uno cómodo. Nos fuimos directamente a su habitación, por el pasillo nos cruzamos con una chica bastante más joven que me dedicó una sonrisa, estaba buenísima era un pibonazo. Ya en la habitación vislumbré que Leydi tenía sus añitos, era un milf muy bien conservada. Habíamos concertado una horita y no pude aguantarme más y la quité el sujetador empezando a magrearla esas tetazas que las tenía bien puestas, gordas con los pezones negros y unas areolas como galletas fontaneda de color chocolate. Mientras que me desnudaba me puse a chupar esos pezones que cada vez se le ponían más gordos y grandes parecía que la gustaba y yo parecía un lechón ja,ja,ja.. 

Se puso de rodillas y me bajó los calzoncillos pegándola con el rabo en la boca y en las tetas que en ese momento ya estaba en todo su esplendor. Leydi se echó a reír y piropeó el tamaño de mi nabo, empezando a hacerme una buena mamada ensalivándola y jugando con su lengua. Me tumbé cómodamente en la cama y la dije que si quería hacer un 69 y como una gata saltó poniéndome su coño en mi boca. Disfrute un buen rato de la mamada y del coño de Leydi que no paraba de jadear. Empecé a juguetear con mis dedos notando que cada vez estaba más húmeda. Me enfundó cosa que la costó porque los preservativos que tenían no me valían….. y empezamos a follar como locos pero con Leydi encima porque follar cansa ja, ja, ja y así pude disfrutar de esos tetones que no paraba de apretarlos hasta que Leydi empezó a chillar que se estaba corriendo. Me dijo que se había puesto muy cachonda y que no podía aguantar más. La puse a cuatro patas y empecé a darla fuerte parando para que ella se moviera y acelerando cuando ella paraba. Para terminar la tumbé y empecé a follarla como una máquina de coser…., Leydi empezó a gemir como una loca y se agarró al cabecero porque empezó a golpear la pared. Al principio me dio un poco vergüenza del escándalo que estábamos montando pero estaba cachondísimo y no podía dejar de mirar esas tetas que se movían como flanes con cada embestida mía. Continué y Leydi empezó a chillar que siguiera follándola que quería correrse otra vez, parecía que estaba poseída. No pude más y desenfundé  y me corrí en sus tetas y en su cara. 

Casi me da un infarto, es lo malo que tengo que me cuesta mucho correrme y como he dicho el follar cansa. Acabamos los dos sudando y jadeando en la cama, Leydi me dijo que había disfrutado mucho y se puso cariñosa dándome varios morreos.

De repente, se abrió la puerta y entró la chica con la que nos habíamos cruzado por el pasillo. Entró riéndose diciendo que se había puesto cachonda de escucharnos desde la habitación de al lado. Había estado con otro cliente pero se había corrido a los cinco minutos y se había quedado sola a los 15 minutos. 

Se llamaba Sandra y dijo que era la hija de Leydi……, podía serlo por el color de la piel y cierto parecido. Me invitaron a tomar unas cervezas y me pegué una duchita fresquita. El buen rollo fluyó con Sandra y empezamos a morrearnos en el sofá del salón.  Empecé a magrearla, tenían un culo durísimo y unas tetitas en forma de limón con unos pezones negros que se le ponían de punta pareciendo un miura…. Sandra era una auténtica puta de lujo, una escort vip de Valencia, una prostituta con cuerpo de modelo, una locura de cuerpo. La chupé toda entera centrándome en su coño que masturbé a la vez que me lo comía. Me dijo que parara porque se había puesto muy cachonda y se puso de rodillas para ponerme a tono, cosa que ya estaba. Tenía una boquita pequeñita que la costaba abrir y meterse mi rabo entero en su boca. Nos tumbamos en el sofá y empezamos a follar de lado no parando de morrearnos, era una gozada culear con Sandra escuchando como gemía. Terminó poniéndose encima y follando como loca y votando sobre mi nabo. En ese momento me di cuenta de que estaba follando sin goma pero ya no podíamos parar. Sandra se corrió y paró de moverse por lo que la puse el culo en pompa y empecé a follarla rebotando mis huevos con ese culazo. Ya no pude más y al sacarla para correrme en su culo Sandra se dio la vuelta y se la metió en la boca masturbándome a la vez, el chorreón fue de escándalo…..

Nos fuimos al baño y después de otra ducha esta vez junto a Sandra con los correspondientes morreos y carantoñas nos vestimos y nos fuimos al salón con Leydi. Me sentía en la obligación de abonar el servicio de Sandra y lo comenté mientras nos tomábamos otra cerveza, diciéndome Sandra que no me iba a cobrar su polvo y que era un regalo de la casa además había disfrutado mucho con el polvo y que esperaba que repitiera.
Las dije que por supuesto volvería pero que no sabría a quién follarme de las dos y riéndose me dijeron que volviera a follarme a las dos pero que la próxima vez pagando ja,ja, ja.. 
Fue un dos por uno como en las rebajas…., una experiencia puteril que esa mañana nunca me pude haber imaginado una vez que me dirigía a conocer a estas auténticas escorts vip valencianas.

Fue una auténtica sorpresa encontrar esta casa de putas de Valencia en la que solo trabajaba Leydi y su hija Sandra compartiendo en ocasiones la casa de citas con otras escorts colombianas compatriotas que tenían buen rollo y compartían clientes.
No llevaban mucho tiempo trabajando en Valencia como escorts de lujo pero pensaban seguir trabajando e incluso ampliar con otras chicas que tuvieran su mismo rollo.

Hay que reconocer que es difícil encontrar unas escorts como Leydi y Sandra que en mi ranking puteril serían unas de las mejores putas de Valencia que me he follado por su entrega y pasión. En definitiva, son unas auténticas escorts valencianas en una casa de putas muy recomendable que volverá a visitar mientras que estén por Valencia.

VOLVER
Esta es una página de contenido adulto y tienes que tener más de 18 años para acceder a ella.