La Puta Escort que me Follé en una Playa de Barcelona

Publicado el 19/03/2021
La Puta Escort que me Follé en una Playa de Barcelona
Encontrarse con putas y escorts Vip en Barcelona, fue la mejor experiencia que pude tener en mi vida personal y sexual.

La mejor manera en trato personal, la mejor para follar y la verdad es que fue algo apasionante que me comiera mi tremenda polla.

Te invito a que leas mi relato, te pondrá las hormonas a 100 de revoluciones.

La Puta Escort que me Follé en una Playa de Barcelona



Queridos amigos de casas de escort, estoy escribiendo estas líneas de texto para contaros uno de los acontecimientos que pude sentir en mi propia piel y que jamás pensé que pudiera pasar.



Recuerdo aquel verano del 2018, justo era en pleno mes de Agosto y hacía un calor extremo...Tras quedar con uno de mis mejores amigos para cenar en casa, fumarnos un cigarrillo y jugar una partiditas a la playstation, estuvimos hablando de salir los dos juntos de vacaciones y apuntarnos una aventura más a nuestro diario.



Tras pasar la noche haciendo todo lo que os he comentado en el párrafo anterior, estuvimos hablando de lo que cualquier grupo de amigos suelen hablar “de mujeres y de follar”, eramos dos hombres jóvenes que aún nuestras pollas estaban en activo 100% con ganas de tener sexo a cada minuto del reloj.



Tras una velada bastante divertida, decidimos el realizar unas pequeñas vacaciones y así poder disfrutar un poco más de la vida.



En este caso, concretamos el ir a visitar la zona de Barcelona, concretamente en Mataró....a todo esto nos pusimos manos a la obra y empezamos a organizar las vacaciones que serían de estas que se quedan en la mente de por vida y que jamás se olvidan por mucho que el tiempo pase....Reservamos el hotel por teléfono y planeamos todo el viaje para que saliera bien.



Llegó el día de ir a Barcelona de Vacaciones



Al fin llega ese día que estábamos esperando con tantas ansias, nos embarcamos en el trayecto que separa nuestra ciudad del centro del mapa, hasta la divina de todas “Barcelona”.



Al fin llegamos a Mataró, me baje del coche y vi un enorme edificio lleno de todo tipo de detalles, además, el olor a salinas era espectacular, podía oler el olor que produce el mar....yo estaba alucinando y estaba disfrutando al mismo tiempo como un niño pequeño.



Tras entrar por la puerta giratoria de cristal al hotel, subimos a la habitación, era enorme y con vistas al mar, era un verdadero espectáculo y yo cada vez estaba más y más revolucionado y a la vez emocionado.



Después de dejar en el hotel las maletas y cambiarnos de ropa para salir a comer, nos pusimos de camino hacia la playa llamada “Platja del Varador”.



Ufff que calores nos entraron al ver tantas mujeres casi desnudas, veíamos tetas y tangas por todos lados, era algo increíble y maravilloso de percibir en mis ojos, tetas con pezones rosados, tetas con pezones morenitos, culos redondos en tanga y de todo tipo y colores por haber.

Yo ya empezaba a estar cachondo, mientras más tiempo pasábamos en la playa viendo coños de un lado para el otro, mujeres espectaculares y con el calor tan sofocante que hacía, mi rabo cada vez estaba más duro...”nos tuvimos que sentar para no alarmar al publico con mi gran polla caliente”.



Tras pasar más de 30 minutos sentados como dos idiotas al sol, yo seguía mirando a todas las chicas que estaban en topless, tangas para arriba y para abajo y mi polla seguía dura y con ganas de explotar y correrme con solo mirar.



Pasado un tiempo, mi pene se puso en estado flácido y por fin pudimos continuar con nuestro trayecto en la playa, aún con ganas de follar y re follar pudimos ir a un chiringuito a comer....Tras pedir los entrantes marinos como es lógico al estar en un sitio de playa, pedimos la típica paella de mariscos y al cabo del tiempo terminamos nuestra estupenda comida.



Ahora toca el momento del café y el chupito para celebrar nuestra llegada a Barcelona....Mientras estábamos tomando el café, llegaron un grupo de chicas de entre 30 y 40 años “entraban en nuestro rango de edad”, eran 3 mujeres preciosas la verdad y estaban las 3 para lamer el coño y follarlas una y otra vez.



El grupo de chicas empezaron a coquetear y a echar sonrisitas hacia nosotros dos, nos miraban una y otra vez y se susurraban al oído entre ellas, yo por supuesto que soy un tío extrovertido, empecé a seguir el juego que estaban dando, hasta el punto que al final decidí acercarme a la mesa y empezar a entablar conversación con ellas.



Estas chicas habían decidido hacer lo mismo que mi amigo y yo, eran gallegas y habían ido a Barcelona “Mataró” de vacaciones....Al final con toda la tontería, hicimos amistad y nos sentamos en la misma mesa donde ellas se habían puesto a tomar su café y helado.



Tras varias horas de conversación, decidimos quedar con ellas para salir a la noche por ahí de fiesta, a lo que ellas aceptaron nuestra invitación y concretamos el sitio y la hora para la quedada.



Llegó la hora de la verdad, mi amiguete y yo nos pegamos una duchita y nos arreglamos para aquella noche loca que supuestamente íbamos a pasar, con ganas salimos del hotel con rumbo a la dirección que las chicas nos dieron para ir a buscarlas.



Tras llegar al lugar, encontramos a las tres chicas súper arregladas, con unos vestidos que ponen cachondo a cualquiera que las miren, eran de esos vestidos con escotes que casi puedes ver el pezón asomar por su parte superior, además eran tan ajustado que se le marcaban las rajas de sus culos, “estaban tremendamente buenorras” yo ahí estaba pensando en follarme a las tres.



Una vez de concretar donde íbamos a ir, fuimos a un pub de estos que están pegados en la arena de la playa, donde en sus terrazas exteriores habían como tipo de camas donde la gente podía sentarse e incluso tumbarse...la verdad es que era un sitio bastante romántico y con todo lo acontecido solo estaba pensando en follar y follar.



Al final de la noche de haber estado bailando, bebiendo y fumando, me enrollé con una de estas chicas, se llamaba “Lara”...La caí bien al igual que ella a mi, nos gustamos y nos fuimos hacia la parte donde está la orilla del mar, allí empezamos a charlar y a contarnos un poco sobre lo que eran nuestras vidas.



Entre risas y alcohol hubo “SEXO”

Al final de tanto beber, fumar y al mismo tiempo de tanto reírnos, abracé a Lara y empecé a comer toda su boca con esos labios carnosos que tenía, la metí la lengua y se la restregué por cada rincón de su mojada boca...mientras estaba comiendo su esponjosa lengua empapada en saliva como una perra, bajó su delicada mano hasta llegar a mi entrepierna, estaba empalmado y Lara empezó a meter la mano entre mi cintura y la cabida del pantalón.



Tras meter la mano dentro de mi pantalón, Lara empezó a tocarme la polla bajando la piel hasta lo más bajo, consiguiendo así tocar mi prepucio....Ella al igual que yo estábamos en éxtasis Sexual, los dos como perros en celos a punto de hacer locuras de las más grandes en el sexo.



Tras estar comiendo la boca de Lara, bajé muy lentamente por la parte centras de su boca y empecé a lamer todo su cuello hasta llegar al centro de sus enormes tetas, acto seguido, empecé a morder esos duros pezones que sobresalían de aquel vestido rojo que llevaba, mientras que ella iba desabrochando el botón de mi pantalón para sacar mi dura y gorda polla.



Lara, tras conseguir sacar de mi pantalón mi polla, me empujó hacia atrás y caí sobre la arena de aquella apasionada playa, ella se abalanzó sobre mi y empezó a mamar mi duro y enorme rabo una y otra vez, podría sentir su garganta bien apretada, se estaba tragando todos los centímetros de mi enorme rabo hasta el final, acto seguido, empezó a chuparme los huevos que al final me corrí de tanto placer... “Parecía una auténtica actriz del porno”.



Una vez me corrí y solté toda mi leche por la boca de Lara, para hacer un poco de tiempo y después poder follarla, la levanté el vestido y bajé su tanga de hilo de lujo que llevaba puesto, acto seguido, empecé a comer todo su coño, lamiendo cada parte de su gordo y saliente clítoris, al igual que le chupaba sus labios vaginales.



Tras lamer su coño una y otra vez, llegó la hora y me puse un condón, por lo que acto seguido empecé a follar a Lara una y otra vez, la folle a cuatro paras, encima de ella, ella encima de mi, la azoté el culo y la tiraba del pelo mientras la follaba a cuatro patas.



Al final de follar una y otra vez, Lara consiguió correrse encima de mi polla, gemía como una puta perra rabiosa en celo y era un as follando.



Tras haber estado follando casi hasta el amanecer en aquella templada arena, nos colocamos las ropas y volvimos a sentarnos a descansar, fue una follada inimaginable y que volvería a repetir una y otra vez.



Mientras estábamos descansando, Lara empezó a contarme un poco más profundo sobre su vida, me contó cual era su trabajo y la verdad es que se notaba que era una auténtica profesional del sexo, Lara era una Escort Vip y lo mejor es que había trabajado de puta en Barcelona, por eso llevó allí a sus amigas, para que pudieran ver lo que ella ya conocía.



Así es, mi relato de un diario que dejó huella para siempre en mi vida, aún ahora sigo soltero y sin querer tener una relación estable y monótona, Lara la chica escort me demostró su profesionalidad con ternura y cariño, me enseño e hizo que sintiera cosas que jamás pude sentir con otra mujer, follar como nunca había follado, me comió la polla como nunca antes me la habían mamado, la verdad que cada vez que quiero follar, hago por estar con una puta escort vip.



Gracias por leer mi relato.





VOLVER
Esta es una página de contenido adulto y tienes que tener más de 18 años para acceder a ella.