Masaje Erótico Placer Relax con una Escort

Publicado el 17/02/2021
Masaje Erótico Placer Relax con una Escort
Llegó la hora de mi ansiado masaje erótico, por lo que me dispuse a coger mi coche y me fui a esta ansiada cita.
Por fin llego a la casa de la chica, al abrir la puerta me abrió la chica que estaba en aquella foto de la página web de contacto sexuales, una mujer preciosa, con un cuerpo verdaderamente moldeado, era española, pelo moreno, tetas medianas y piel blanquita, me abrió la puerta con una vestimenta bastante sensual, era una bata de gasa transparente y tras la misma poseía un conjunto de ropa interior de lencería fina.

Masaje Erótico Placer Relax con una Escort


En un atardecer de verano, cuando el sol se iba escondiendo y yo aburrido en mi casa sin saber que hacer ¡Pensé! ¿y por qué no un masaje erótico?.


Pues bien, de tanto ver en películas y vídeos porno que hay masajes sexuales eróticos, se me ocurrió la gran idea de poder probar este placer tan sensual como es el masaje relajante erótico.


A todo esto decidí coger mi ordenador y procedí a encenderlo, abrí el navegador de Google y escribí en su barra de búsqueda contactos con mujeres escorts para masaje erótico.


Todo lo visto y por ver, llegué a una página web de anuncios para contactos de mujeres y chicas, una web con galería de imágenes y espectaculares mujeres totalmente reales escorts vip, ahora si tenía donde poder elegir para el famoso masaje erótico.


Con todo lo acontecido que he resumido anteriormente en los párrafos anteriores, me decidí por una chica, además tenía servicios sobre sexo bastante variados donde además incluía en dichos servicios sexuales la opción de dar un masaje erótico.


Ahora decidí llamar por teléfono y pedir hora para mi deseado y ansiado masaje sexual erótico, tras recibir varios tonos de llamada el teléfono lo descuelga una chica escort con voz muy dulce y sensual.


Le pregunté por su tarifa para darme un masaje relajante erótico y hora para poder ir a visitarla, tras un par de minutos la cita ya estaba solicitada y yo estaba listo e impaciente por probar una nueva modalidad de masaje en mi cuerpo, porque jamás lo había probado y la verdad es que estaba hasta empalmado de pensarlo.


Llegó la hora de mi ansiado masaje erótico, por lo que me dispuse a coger mi coche y me fui a esta ansiada cita.


Por fin llego a la casa de la chica, al abrir la puerta me abrió la chica que estaba en aquella foto de la página web de contacto sexuales, una mujer preciosa, con un cuerpo verdaderamente moldeado, era española, pelo moreno, tetas medianas y piel blanquita, me abrió la puerta con una vestimenta bastante sensual, era una bata de gasa transparente y tras la misma poseía un conjunto de ropa interior de lencería fina.


Al recibirme lo hizo con bastante educación, un trato sobresaliente y muy atenta, me llevó a una habitación y me dijo que me desnudara por completo.


Tras proceder a desnudarme, fuimos al aseo que estaba dentro de la misma habitación y empezó a lavarme mis genitales.


Tras lavarme volvimos a la habitación y me hizo tumbarme en una camilla de masajes, “estaba preparada para el servicio que yo había elegido”, era una camilla de masaje profesional.


Tras proceder a tumbarme en la camilla de masaje, me roció desde la espalda hasta los tobillos aceite esencial, tenía un aroma bastante agradable a coco, pero aparte no se si este tipo de aceite lleva feromonas porque mi polla se puso como una maza de hierro.


A todo esto la mujer se desnudó por completo, estaba buena de cojones y empezó a realizarme el masaje erótico que tanto quería, para ello empezó con las manos a frotarme de arriba a bajo, acto seguido de tumbó medio cuerpo encima de mi y con sus tetas empezó a frotarme por la espalda, se restregaba como una puta gata en celo y yo cada segundo que pasaba más cachondo me ponía.


Tras unos minutillos de frotarme con sus tetas en mi espalda, me dijo que me diera la vuelta, donde se tumbó encima de mi y empezó a restregar su cuerpo desnudo bien aceitoso y resbaladizo por encima del mio, su vagina rozaba mi pene y no veas como me estaba poniendo de cachondo tanto roce.


Pues bien, aquí no acaba la cosa, la chica me llevó a la cama, me tumbó y se puso sentada encima de mi polla dura y mojada, me rozaba una y otra vez, mientras sus pechos rozaban por los míos.


Pero la cosa fue a mejor, porque el masaje erótico acabó con una buena follada, estábamos tan cachondos los dos, que al final agarró mi polla y se la metió dentro de su coño mojado “antes se puso un condón claro está” tanto fue la lujuria que llegó al orgasmo chillando de placer y yo como loco empece a correrme, una corrida como jamás pude hacer.


Aquí acabó mi quedada con esta chica escort para un masaje erótico, al final fue el masaje sexual con un buen final Feliz, por lo que mi experiencia fue muy satisfactoria y llena de mucha pasión, pasión que volveré a repetir.

VOLVER
Esta es una página de contenido adulto y tienes que tener más de 18 años para acceder a ella.