VELADA ROMANTICA CON UNA PROSTITUTA EN BARCELONA.

Publicado el 28/03/2021
VELADA ROMANTICA CON UNA PROSTITUTA EN BARCELONA.
Fuí a la Ciudad Condal para tener una velada romántica con Laura, una chica con la que había empezado una relación de tres meses pero acabé teniendo una velada con una aunténtica escort de lujo y prostituta vip de Barceloa. Se llamaba Diana, sus curvas me enamoraron y terminé teniendo una velada súper romántica que nunca olvidaré.
Nunca me pude imaginar cómo iba a acabar mi velada romántica en Barcelona. Llevaba tres meses saliendo con Laura, una chica que conocí a través de la novia de un amigo en una cena de Navidad. Laura es una niña preciosa, muy guapa con unos ojazos azules que enamoran y un culo de gimnasio que es una locura, la verdad es que la gusta macharse en las clases de spinning.

Con mucha ilusión programamos una visita romántica a la ciudad Condal y reservamos un hotel en la zona de San Martí muy cerca de la playa por la Roda del Litoral, la habitación tenía unas vistas espectaculares y un jacuzzi que era lo más llamativo de la habitación por la iluminación led de color morado y rosa. La velada romántica prometía, una habitación de lujo con una cama de dos por dos, un jacuzzi espectacular y botellas de champán, no podía salir nada mal…..

De Madrid a Barcelona son prácticamente seis horas que con las ganas que tenía de disfrutar del jacuzzi con Laura se me hicieron eternas y tampoco ayudó mucho Laura porque la verdad que había algunos temas de conversación que no me daba mucha bola al no interesarla esos temas. Todo se torció cuando intentando llegar al hotel y al perderme con el navegador del coche decidí consultar google maps de mi teléfono móvil. Laura cogió el teléfono y empezaron a llegar whatsapps de mi anterior novia y Laura evidentemente empezó a leerlos y la cambió la cara radical. El mal rollo y los celos se apoderaron de ella y todo eran malas contestaciones y reproches. De todas formas intenté reconducir la situación y mimarla porque la situación era cada vez más tensa. Veía que mi velada romántica en Barcelona estaba peligrando porque Laura estaba cada vez de peor humor y no aguantaba nada. Ese mal rollo al tiempo se me fue pegando y yo también empecé a discutir con Laura, la verdad que la situación era insostenible y acabamos teniendo un broncazo que acabó con la vuelta de Laura para Madrid en AVE.

Tumbado en la cama de dos por dos no paraba de pensar como la velada romántica en Barcelona se me había truncado por los celos de Laura. La hubiera puesto el culo fino, llevábamos el último mes follando todos los fines de semana y la gustaba ponerse a cuatro patas para que la diera fuerte a ese culito durito y redondito. Me empecé a empalmar pensando en cómo hubiera puesto a Laura por lo que no me quedaba otra que hacerme un cinco contra uno.

Las vistas eran espectaculares y se veía toda la playa de Bogatell con su paseo de marítimo y no paraba de mirar al jacuzzi dándome rabia meterme yo sólo y haber desperdiciado esta oportunidad. Por lo que decidí contratar los servicios profesionales de una escort de Barcelona, cogí el teléfono y busqué en mi web preferida www.casasdescort.com y rápidamente mis ojos se fijaron en Diana una morenaza con el pelo rizado. Decidí llamarla y ver si me daba buen rollo, me cogió el teléfono y las buenas vibraciones fueron inmediatas al ser muy simpática y cachonda. Acordé tres horas más el taxi y me la jugué a una carta….., de todas formas era la pasta que me iba a gastar con Laura el fin de semana. Me fui a cenar al Burger King porque mi presupuesto ya se había comprometido con una escort vip de lujo de Barcelona ja,ja,ja, duchita y a esperar a Diana.

Diana llamó a la puerta y no me defraudó, la verdad que era un poco más rellenita que en las fotos en las que se publicitaba en www.casasdescort,com, pero me dio mucho más morbo. Llevaba un vestido verde apretado que la quedaba muy ajustado, sus perolas eran brutales, tenía las caderas anchas con un culo acorde a esas caderas, un culazo duro y bien puesto. Me gustan las mujeres con curvas y Diana cumplía mí estándar de sobra.


El buen rollo empezó a fluir con Diana y más cuando vio la habitación, el jacuzzi y las botellas de champán. Empezamos a brindar por nosotros y los magreos cada vez iban a más. Las tetas eran naturales y enormes con unas areolas de color negro que rodeaban esos pezones gordos que no pude dejar de chupar. Me gustó estrujar esas tetas y mamar esos pezonacos que hacía que Diana se pusiera cada vez más cachonda.
Me empecé a follar a Dina por la boca, la verdad que su boca era una tragona, me la escupía y me dejaba metérsela hasta la campanilla, se atragantaba, pero me pedía que volviera a hacerlo. Cuando se la sacaba no podía por menos meter mi polla entre esas enormes tetas. Me enfundó y me empezó a cabalgar pegando unos botes que pensaba que me la iba a partir. Al poco tiempo la dije que no aguantaba más que sí podía correrme en su boca y antes de darme cuenta ya se la había metido y me la chupaba con un frenesí que hizo que la chorreara dentro de su boca en cinco segundos.

Había pasado la mitad de mi velada con Diana y todavía no había estrenado el jacuzzi por lo que cogí otra botella de champán y nos metimos a disfrutar del agua calentita y de los chorros del jacuzzi. A Diana se la empezaron a subir las burbujas del champán y se puso súper romántica dándome unos morreos con lengua que parecía mi novia, la verdad que besaba mucho mejor que Laura. El ambiente que daban las luces de led moradas en la habitación oscura eran inmejorable, Diana estaba muy cariñosa y seguimos brindando con la tercera botella de  moet&chandon, incluso me vine arriba y la tiré el champán por las tetas, cada botella me había salido por 40 €, pero me daba pie a mamarla esas tetazas con sabor a champán…

Salimos súper cachondos del jacuzzi y me tumbé en la cama, Diana puso su coño en mi boca haciendo un sesenta y nueve que fue una delicia. No paraba de masajear ese culazo duro mientras lamía su coñito rosado. Al rato Diana me dijo que quería follar que estaba muy cachonda y se quería correr. Me enfundó y se puso encima moviéndose como una loca, no tardó mucho en empezar a gemir y decir que se estaba corriendo. Me di cuenta que se había corrido porque se quedó quieta jadeando, la puse a cuatro patas agarrándola de las caderas y de ese culazo durísimo y empecé a follarla lo más fuerte que podía para terminar poniéndola boca arriba para ver como se la movían esas tetazas con cada embestida que la pegaba. No pude más y me abracé a Diana para correrme besándola.

Verdaderamente fue una velada muy romántica, no como esperaba con Laura sino con Diana una escort profesional y una auténtica prostituta de lujo de Barcelona que nunca olvidaré.
De hecho, sigo conservando su teléfono y si vuelvo a Barcelona no dudaré en llamar a Diana y disfrutar de sus curvas.
No fue una cita con una puta fría, distante, de puro sexo, sino que hubo complicidad por ambas partes y acabamos disfrutando los dos. Acabamos la velada quedándonos dormidos y pasando toda la noche juntos porque las burbujas del champán hicieron estragos…. Por la mañana Diana me regaló un polvo mañanero que volvimos a pasarlo en grande. Terminamos nuestro encuentro comiendo juntos como una auténtica pareja de novios y nos despedimos como si conociéramos de toda la vida.




VOLVER
Esta es una página de contenido adulto y tienes que tener más de 18 años para acceder a ella.